Sacúdete de la Tristeza y Aprende a Ser Feliz!

rosaroja

“Aún una vida feliz no puede estar sin un poco de oscuridad, y la palabra feliz perdería su sentido si no es equilibrada por la tristeza. Es mucho mejor tomar las cosas como vienen con paciencia y ecuanimidad”. ~ Carl Jung

 

Todos pasamos por experiencias dolorosas. Todos tenemos momentos en los que nos sentimos perdidas, tristes, abandonadas, traicionadas, heridas, maltratadas y tratadas injustamente. Tenemos momentos cuando nos caemos, momentos en que las cosas se deshacen y ya no parecemos ser tan felices, tan valientes, tan equilibradas y tan alegres como antes. Y a pesar de que puede ser bastante difícil levantarnos, sacudirnos el polvo y empezar todo de nuevo, es muy importante que lo hagamos. ¿Por qué? Porque si no lo hacemos, corremos el riesgo de permitir que una temporada de tristeza, retos y experiencias dolorosas y oscuras se convierten en toda una vida de infelicidad. Corremos el riesgo de caer en la depresión y luego vivir toda nuestra vida desde un lugar oscuro, temeroso y muy frío.

 

“Incluso si la felicidad se olvida un poco de ti, nunca te olvides por completo de ella.” ~ Jacques Prévert

 

Aquí están 7 cosas que puedes hacer para sacudir la tristeza y la negatividad de tu vida y aprender a ser feliz de nuevo:

 

 

1.  Siente el dolor, pero no te identifiques con él

 

Recuerdo después de que mi esposo y yo nos separamos, yo estaba en un lugar muy oscuro y triste por muchos meses. Durante todo ese tiempo no cuide de nada ni de nadie. Deje de salir, dejé de ver a mis amistades y familia, deje de cuidar de mi apariencia física, de hacer ejercicio, de cuidarme a mi misma. ¡Sí! Yo no tenía ganas de hacer nada, y luego me di cuenta de que debido a que dejé de cuidar de mi misma, me quede en ese estado, por mucho más tiempo del que se suponía que debía hacerlo.

 

Eso lo que sucede cuando nos identificamos con el dolor y nos convertimos en una sola con el dolor. Te olvidas de cómo ser feliz y permites que tu mente te engañe haciéndote creer que tu vida ha terminado, sólo porque algo malo sucedió en el camino. El dolor es sólo un sentimiento. No es lo que eres. Es algo que todas sentimos de vez en cuando, pero no es algo con lo que debemos identificarnos. Así que, siente el dolor, permite que este allí y que te enseñe lo que sea que tiene que enseñarte, pero nunca te identifiques con él.

 

 

2.  Sé Firme contigo misma

 

Aunque puede ser bastante difícil a veces, hacer las cosas que normalmente haces cuando te sientes feliz y llena de vida – trabajar, ejercicio físico, meditación, el trabajo creativo, socializar, jardinería, pasar tiempo en la naturaleza, jugar con tus hijos o mascota, etc., tienes que hacerlo. Tienes que obligarte a ti misma a hacer las cosas que no tienes ganas de hacer, para que puedas liberarte da la tristeza, aumentar tu energía, aumentar tus niveles de felicidad y recuperar tus ganas de vivir. No permitas que tu mente te haga pensar que debes hundirte más profundamente en el dolor que estas sintiendo, porque si lo haces, la tristeza pronto se convertirá en una oscuridad muy grande y puedes terminar confundiendo tu tristeza con depresión!

 

 

3.  Nunca jamás te llames a ti misma “deprimida”

 

Nunca jamás te digas a ti misma o a cualquier otra persona que estás “deprimida”. La palabra “depresión” es una muy pesada y tiene una carga negativa. No quieres traer a toda la negatividad sobre que esa palabra atrae sobre ti, y tampoco quieres tener ese peso sobre tus hombros. Es normal sentirse triste, sentirse herida, sentir dolor, pero si comienzas a decirte a ti misma “deprimida” y si continúas repitiendo esa tontería, muy pronto tu tristeza ocasional se convertirá en depresión.

 

 

4.  Vuelve al momento presente

 

Vuelve al momento presente, concentrándote en tu respiración. En una inhalación, cuenta mentalmente hasta 4 a medida que respiras, luego exhala a la cuenta de 5. Haz esto tantas veces como sea posible y con el tiempo te darás cuenta de cuánto poder reside en la respiración y cuanto tu respiración puede ayudarte a ser feliz de nuevo.

 

 

5.  Hazte más grande que tu tristeza

 

Cada vez que mi mente me lleva por mal camino, y cada vez que caigo en un “agujero negro” sintiéndome triste y drenada de energía, y percibo que mí estado de ánimo es mucho más grande que yo, me recuerdo a mí misma la historia de David y Goliat, y me digo a mi misma:

 

“Así como el “pequeño” David derrotó al gigante Goliat, tú también puedes “derrotar” a tus “gigantes”. Y entonces lo hago. Los “derroto a todos ellos… con AMOR 🙂

 

Tú eres mucho más grande que cualquier tristeza y cualquier problema que puedas estar enfrentando. Y cada vez que pienses lo contrario, es sólo porque permites que tu mente piense todo tipo de pensamientos de miedo que te hacen ver muy pequeña en comparación con tus problemas. No creas las cosas sin sentido que tu mente a menudo te pide que creas. Sé más grande que tu tristeza y sabrás de inmediato cómo amar tu dolor a distancia y llevarás la luz a aquellos lugares en los que había una vez tanta tristeza y tanta oscuridad.

 

 

6.  Reclama y Recupera Tu Poder Personal

 

En su libro, El Poder del Ahora, Eckhart Tolle habla de lo poderosa que nuestra mente es, y cómo, si no aprendemos a utilizarla, ella empezará a usarnos a nosotras: “La mente es un instrumento magnifico si se usa correctamente. Si se utiliza erróneamente, sin embargo, se vuelve muy destructiva. Para decirlo con más precisión, no es tanto que usas tu mente erróneamente – por lo general no la utilizas en absoluto. Ella te utiliza a ti. Todas las cosas que realmente importan – la belleza, el amor, la creatividad, la alegría, la paz interior – surgen de más allá de la mente…”

 

No permita que su mente para arrastrar a los lugares más dolorosos, oscuros y fríos creyendo cada pensamiento temeroso y tóxico que piensas. Debes saber que estás en control de tu propia vida, no tu mente. Tome autoridad sobre tus pensamientos y sentimientos y aprende a diferenciar entre los pensamientos que son reales y los que no lo son.

 

 

7.  Apréciate a ti misma hacia la vida

 

“La gratitud abre la plenitud de la vida. Convierte lo que tenemos en suficiente, y más. Convierte la negación en aceptación, el caos en orden, la confusión en claridad. Puede convertir una comida en una fiesta, una casa en un hogar, un extraño en un amigo.” ~ Melody Beattie

 

De la misma manera que te gustaría que el mundo te ame y te aprecie, aprende a amarte y apreciarte a ti misma. Deja de acosarte a ti misma. Deja la necesidad de repetirte constantemente que debes estar sintiéndote mucho mejor, y que no es normal sentirse triste por mucho tiempo, y sólo se buena contigo misma. Sé amable contigo misma. Trátate con compasión y en lugar de quejarte de todas las cosas que piensas que has hecho mal, agradécete a ti misma para todas las cosas que has hecho bien. Apréciate a ti misma por tu fuerza, tu coraje y tu capacidad de recuperación. Abre tus ojos, tu corazón y tu boca y comienza a apreciar la belleza, la perfección y el esplendor de lo que eres.

 

Apréciate a ti misma.

 

Mírate a ti misma, a tu vida… todas las cosas que has construido, diseñado y experimentado, y todo por lo que has pasado y aprende a expresar tu gratitud y aprecio por todo eso. Has pasado por mucho, y mereces ser apreciada. Mereces ser reconocida y mereces ser amada.

 

 

Con todo mi amor,

firma vielka